10 ideas en las que podrías invertir para generar rentabilidad
Rentabilidad

¿Cómo invertir de manera inteligente las ganancias que acumulaste durante los últimos meses?

  • 2-05-2017

10 ideas en las que podrías invertir para generar rentabilidad

BCP
compartir

¿Cómo invertir de manera inteligente las ganancias que acumulaste durante los últimos meses? Aquí te contamos acerca de 10  instrumentos que ofrece el mercado para que tus ahorros generen mayor rentabilidad.

En los últimos meses el ámbito externo parece ofrecer un momento más que oportuno para invertir nuestros excedentes de capital, quizás en ideas de negocio rentables, o recurriendo a las diversas opciones que ofrece el sistema financiero.

Julio César de la Rocha, director del Centro de Banca, Finanzas y Mercado de Capitales (FinLab) de la Universidad de Lima, comparte con nosotros 10 alternativas que deberíamos tener en cuenta si buscamos generar rentabilidad para aquellas ganancias de capital que hicimos en los últimos meses.

1. Fondos mutuos

Son instrumentos gestionados por Sociedades Administradoras de Fondos (SAF), que invierten el capital de los partícipes en como depósitos a plazo fijo, bonos soberanos o acciones de empresas. En el Perú, las SAF administran una cartera de 7,300 millones de dólares, sumando más 416,000 personas entre los partícipes. El 90% de los fondos se concentran en instrumentos de renta fija (bonos soberanos y depósitos a plazo fijo), mientras que el 10% se divide entre fondos de renta mixta y renta variables (acciones). 

2. Ahorro en AFP sin fines previsionales

El ahorro voluntario sin fines previsionales en Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) ofrece tres alternativas: Fondo 1 (renta fija), Fondo 2 (renta mixta) y Fondo 3 (renta variable). En este sentido, es posible optar tanto por la misma AFP en la que uno posee sus aportes previsionales como por otra, e incluso elegir un fondo diferente al que uno posee para su jubilación. La ventaja respecto de otros productos es que los fondos de las AFP son más diversificados e invierten cerca del 40% en el exterior. 

3. Seguros de vida con ahorro

Los seguros de vida garantizan el estilo de vida de la familia frente a la pérdida temprana del padre o la madre. Pero, ahora que los productos financieros se han sofisticado, las aseguradoras no solo ofrecen este beneficio con contratos a plazos más cortos, sino que les han agregado a sus productos el componente del ahorro, ofreciendo la posibilidad de recuperar, en algunos casos, hasta el 100% de la suma de las primas. Se calcula que, de 770,000 familias aseguradas, el 90% eligen seguros con el componente del ahorro. 

4. Mercado inmobiliario

Para los inversionistas de largo plazo el sector inmobiliario parece tan sólido como el cemento. Desde el año 2006, a partir del boom inmobiliario, el precio de las propiedades se ha incrementado hasta en 300%, por lo que aquellos que compraron propiedades con fines de obtener ganacias ganaron más dinero que en la bolsa de valores. Se recomienda siempre adquirir un inmueble a través de un crédito hipotecario, y de ser posible alquilar el bien inmueble, para que el crédito se pague de las rentas que se obtienen del alquiler.

5. Bolsa de Valores

Para invertir en la bolsa de valores existen dos caminos. Por un lado, comprar acciones a bajo precio para venderlas en el corto plazo a un precio más alto. Por otro, invertir a largo plazo, esperando recuperar la inversión en periodos de 10 a 15 años. En este segundo escenario cabe destacar el cálculo de rentabilidad que registró la Bolsa de Valores de Lima entre los años 1992 y 2012, considerados como los años de bonanza, en los que la plaza limeña  registró una rentabilidad de 1,800%. 

6. Banca Privada

Existe, entre los clientes bancarios, un grupo selecto: la banca privada. Para este segmento, en el que el capital del aportante suma generalmente más de un millón de dólares, los bancos ofrecen una red de expertos repartidos por todo el mundo, quienes, además de trabajar reportes financieros exclusivos, asesoran al cliente en la toma de productos financieros, desde depósitos a plazos fijo, fondos mutuos, hasta bonos, acciones preferentes, productos derivados (oro, euros o yenes), entre otras opciones.

7. Depósitos a plazo

Contrario a lo que muchos podrían haber recomendado hasta hace un año, los depósitos a plazo fijo se han convertido en un producto con tasas de rentabilidad atractivas. Meses atrás, si uno le preguntaba a un experto dónde debía poner su dinero, la respuesta casi automática de los expertos era hacerlo en fondos mutuos. Sin embargo, en un periodo de alta incertidumbre, los depósitos a plazo fijo, cuyas tasas de interés no han mostrado retrocesos en los últimos 12 meses, se han convertido en una opción rentable.

8. Mercado de los derivados

El derivado es un vehículo financiero que le da acceso al inversionista a mercados como divisas (principalmente euros y yenes), commodities (petróleo, gas, oro o plata) e índices de bolsa (Nasdaq, IBEX35, DAX o Nikkei 2215). El mercado de divisas es el menos volátil y en este se transan los tipos de cambio de las divisas. Para aquellos que quieren asumir un mayor riesgo y buscar una mayor rentabilidad están los commodities. En este rubro los activos más comercializados son el oro y el petróleo. 

9. Bonos soberanos

Entre las alternativas de renta fija se encuentran los bonos (de mediano plazo) y los papeles comerciales (de corto plazo). Los títulos emitidos por los países, como son los Bonos Soberanos y las Letras del Tesoro, son alternativas en el segmento de renta fija, que dan la posibilidad de acceder a una rentabilidad fijada previamente, siempre que los títulos no se vendan antes de su vencimiento, pues sus precios también suelen variar, pero su volatilidad es baja. En el caso de la deuda peruana, esta se ubica entre las más rentables.  

10. Préstamos personales

Más que una alternativa de inversión, el préstamo personal es una alternativa de financiamiento. Sin embargo, de poder acceder a préstamos personales a tasas preferenciales, que oscilen entre el 11% y el 15%, el crédito personal se puede convertir en una opción atractiva para generar rentabilidad, pero siempre y cuando se destine ese capital a negocios rentables que proyecten un rendimiento superior al 20% al año. Caso contrario será más una deuda que una inversión.